invoco a peri rossi

si volar
esta forma de rozar la tierra
en las noches ajenas
o abyectamente tuyas
supusiera la salvación
que mi mente busca
entre el hambre
y el sonambulismo

15 comentarios:

j blues dijo...

entre todas las manos elegir la más fría.

un saludo!

coloresdepapel dijo...

Si me voy yo también echaré de menos algo que aún no ha pasado. Pero he de marchar, aunque todavía no sepa cómo ver el camino de baldosas coloradas. Y no sepa si seguir o no...

Lara dijo...

ahí abajo está Leopardi y aquí arriba la de cinco poemas para cris
y la cuerda entre ambos polos es una escalera circular
yo no he leído a Leopardi y un amigo me lo recomienda siempre y entonces yo lo encuentro en los libros de Mark Strand

creo que sé de dónde has salido
pero no sé por dónde has entrado

Lara dijo...

oh
además hay un troll hermoso que se traga los comentarios

Álvaro Beltrán dijo...

Mido el hambre
con un verso
apalabrado.

Uf!

Flx dijo...

No sé. Quizás aterrizando con suavidad sobre una mesa de vidrio...

Nuria dijo...

querido s. siempre es agradable subirme a este carrusel para leer esto que propones... y ahora que lo pienso, siempre me ha gustado el nombre que encabeza tus letras. Carrusel desnaturalizado, en eso hemos desembocado. Saludos y abrazos

emigrante dijo...

muchas gracias a todos. solo aclarar que el texto es mío, y que lo he escrito usando la estructura de "invocación" de peri rossi.

es un pequeño homenaje, si se me permite el atrevimiento.

Lara dijo...

(no sé si lo dices por lo que he dicho antes, pero había no había dudado que fuera tuyo, quería decir que estaba citada-invocada, nada más.

un beso!!!)

emigrante dijo...

por si las moscas, lara, para que no se vuelen... jeje.

un beso, guapa, y gracias.

Samuel Sayer dijo...

Las noches siempre son una salvación entre crepúsculos.

Miguel dijo...

Si lo supiera emigrante, tendría un sentido, una razón para volar.


Saludos.

Alhy dijo...

"Tal vez no tenga valor para presentirte
y las hebras de tu pelo
se hayan enredado en otros tejados
rabiosas
un tornado me ha tomado por los pies
tantas veces
que ya no se donde acaba mi circunferencia
y dónde empieza Kansas
Pero giro
irremediable y caprichosamente, giro
Hay un llanto de avispas que me llama
Tiemblan los tréboles
desde una orilla tan lejana
que todo es domingo
Pero la primavera estalla en todas las bocas
Busco tu boca como busco mi nombre
Latencia desenredada, polvo de sombras

... y la amnesia me sacude como un preludio...

... y casi te toco...

... y vuelvo a dormirme
Aullando de hambre
y de rabia..."

Iba a contestar con un comentario menos poético, pero tu poema me han hecho recordar "mis noches", me he enredado en el verso, y ya no había forma de explicar lo que quería decir...

Tiene usted un blog muy interesante.

Yo-tam-bién-vol-ve-ré

Un saludo empático ***

Espérame en Siberia dijo...

Le agradezco mucho. Yo me subiré seguido a su carrusel, que he quedado encantada también.

Le envío muchos cariñitos, señor Emigrante =D

tournesols dijo...

quizá todo se hunda.