el arte como no-refugio

Cálmate. Desespera
por una vez. A nuestra especie el hado
sólo nos dio el morir. Desprecia ahora
a Natura, al indigno
poder que, oculto, impera sobre el daño,
y la infinita vanidad del todo.

Giacomo Leopardi

Caminante ante un mar de niebla

Caspar David Friedrich

una persona posee tantas formas de observación
como caras tiene un prisma
pero, ¿cómo hacer que un prisma tenga más caras
sin romperlo?

9 comentarios:

Clandestina dijo...

Convenciéndole de que no es un prisma, o reconociéndole que es un prisma pero que podría ser tantas cosas como quisiera

Álvaro Beltrán dijo...

Ensanchemos al prisma los retales de un crepúsculo.
O miremos al prisma con unos prismáticos.

Un abrazo.

Ecasper dijo...

Me vas a matar con estas cosas.
Friedrich... uno de mis favoritos. :* :*

Buena semana ;*

Petunia * dijo...

Emigrante, ¿nos conocemos? Buena pinta la de este sito ;-)

Petunia * dijo...

... no caigo.

Laura dijo...

Mirando por la cara oculta de la luna.

yoyoyo dijo...

a mi también el todo me parece que tiene demasiadas ganas de abarcarlo todo, demasiado vanidoso. Un saludo

Grumichen dijo...

Sabes que "Caspar David Friedrich" nació en Greifswald?

:)

Nuria dijo...

A nuestra especie el hado sólo nos dio el morir... ay, estos románticos y sus rasgos, cómo me gustan... Y el cuadro, en fin, Friedrich siempre fue especial...