El cuarto vacío

Serás un girasol a las dos menos cuarto
el llanto del niño sobre la espalda
y todos los puentes que unen una cosa
con la otra.

Llena, toda la boca llena de cerezas
en un deleite de manos
y onomatopeyas
rojas, todas las bocas rojas para escribir, por fin
las homilías de la huida.

Llámame por mi nombre, si mi nombre
es aquello que escuchas y no aquello
que gritas cuando la luna aprieta, fuerte
contra tu pecho.

Parte la sal, y con ella
las minúsculas.
Dios, huérfanas las minúsculas.

Y yo aquí/ siguiendo.

9 comentarios:

cara_cola dijo...

Porque vivir es eso, estar ahí/siguiendo
Porque cuando se ama, es tiempo de cerezas, de certezas

Espérame en Siberia dijo...

Te llamaría por tu nombre, pero no me lo sé. Todavía no me lo dices.

Muá.

Arantza G. dijo...

Bueno...en un cuarto vacío caben muchas cosas...y no te digo si lo llenas de minúsculas...
Un beso

coloresdepapel dijo...

cuando la luna aprieta, fuerte, pesada sobre nuestros cuerpos, meciéndose, como la espada de Damocles que se cierne sobre nuestras cabezas, pendulante, petulante.

Pero lo imposible y lo mejor es que se expande con cada explosión desde aquí hasta allí. Que es la misma luna S*.

No quiero ser luz destrozada por el quicio de la puerta, que se escapa corriendo en carreras con cucarachas amarillo ocre(siempre amarillo ocre).

Que las Parcas nos acompañen hasta el fin. Hasta el fin.

kris dijo...

una preciosidad este blog... llegué buscando imágenes de Cartier Bresson, de casualidad... y creo que a partir de ahora me dejaré caer por aquí de vez en cuando, si no te importa, para disfrutar un ratito

un placer ser testigo de cosas como esta, de que abras la puerta y dejes que otros visiten ese cuarto vacío (que aún así, aparenta tener mucho dentro)
un placer :)

Jorx dijo...

bresson tb es lo que me ha hecho decidirme a seguir leyendo.
y tus textos y demás lo que me motiva a enlazarte.

:)

coloresdepapel dijo...

Viernes 19. De sopetón me encuentro con la premura de tu viaje. Y me gusta. =)

Me llaman octubre... dijo...

Sergio...


No diré más.

Lara dijo...

eres realmente bueno